Mírate

LEER AHORA

Miro,
sin evitar llorar,
sin distinguir.

Mírate. No solo te veas.
Pasas observando
todo lo que hay en sí,
menos lo que ahí,
en ti, se esconde.

Capta,usa el obturador.
No tapes tus ojos,
despreocúpate, lo malo,
la cornea se encarga.
Deja que la luz correcta entre,
¿qué es lo que no quieres ver?

Regula tu visión y permite
que el cristalino
realice la acomodación
del objeto que quieres captar.
Él te dará enfoques dinámicos
de una situación.


Justo eso hago,
mis pupilas se dilatan al verlo.
Hay ausencia de luz en mis recuerdos.
Veo imágenes,
Frog está en ellas.
Evito pensar,
en traición.

Mi iris se activa; parpadeo,
destellos de luz encandelillan
la mirada.

El salón de los Efectos,
es luz en la Escuela del Movimiento.
Atrajo miradas, y visitantes.
No quise ver.
Ignoré la envidia que lo cegó.

Mis ojos se humedecen,
la conjuntiva activa la lubricación
y los aceites protegen mi lente.

El globo ocular
trata de salvaguardar
estructuras más internas.
El nervio óptico trasmite;
él tenía las llaves,
él quemó todo.

Mi globo ocular está rígido,
tratando de amortiguar
el impacto de lo que veo.

Ver LibroRegresar