Equilibrio

LEER AHORA

Cuando te conocí
no te ví.

Hoy, al entrenar
en tu intimidad, sí.
Saltas, te elevas, vuelas
hasta caer fuerte y firme
con esas piernas
que solo parecían
llenar un pantalón.

Escalas fuerte y seguro;
tus músculos
son más que vanidad.


Tus abdominales únicas,
marcadas hasta el deseo,
sin engaño,
me muestran tu Core.

Dominas
dominadas
perfectas;
te impulsas
sin desbaratar
tu centro de
gravedad.

Caes, tenue, en
silencio,
sin perder elequilibrio.
En el silencio del
ego
exaltas tu belleza
corporal
en movimiento

La multitud
del vacío de
una sala
donde el
espectador
principal
eres tú y tu
cuerpo.

Ver LibroRegresar