Un Músculo Enciende Todos mis Sentidos

LEER AHORA

El microscopio de mis letras,

te sumerge hoy

en una región sensorial.

Sin ver, sin oler,

solo con mover

saboreas sin parar

el juego de tu cata.

Oscura dentro

en zona de corrientes contrarias

escondes agua y luz en un solo lugar.

Cada quimio receptor activa lo que busco.

Cientos de hilos captan la acción de un estímulo.

Las célula tiene una forma única:

cerradura y llave.

Es un viaje intenso entre el nervio y el encéfalo.

Papilas califormes, foliadas

son botones que encienden;

la amargura de sus versos,

la acidez de su sabor,

la sal que está demás,

la magia del bolo alimenticio,

al que sumerjo en cientos de mojados besos.

Su termostato activo,

enciende alarmas de temperatura,

en su punta suave y húmeda.

Ella es el contacto

discierne entre calidez y frialdad.

Me quemo con el picante

avivo la quimio estesis

mientras la salivación y deglución,

apagan el incendio prolongado del pimiento.

Produces toneladas de agua

en verdades químicas

mueves mi sistema.

La saliva, es la piscina donde mi órgano juega.

Casi Todos los de tu tipo son par.

Tú, estas cocida en una pieza.

Adentro en la v en el ángulo ciego,

donde limitas con la tiroides

ella dulce y juguetona, esconde una bodega liquida,

saliva extra para mis sequias.

En ti,

se aloja mi regalo más grande,

aun cuando escribo sin hablar, te mueves.

Creas hermosos fonemas para decir en voz alta, todo lo que siento.

Mi lengua es travesura,

ardor, sabor, pasión

magnetismo y unión.

Es el lugar que produce el sonido del perdón.

Ver LibroRegresar